Suscríbete y descarga ahora gratis herramientas que te ayudarán a tener en cuenta hasta el más mínimo detalle de tu gran día o que te ayudarán a ganar confianza y seguridad a la hora de vestirte para cualquier ocasión especial que tengas.

5 estrategias para tener una imagen con la que acertarás en el terreno profesional

El vestuario que eliges cada mañana está compuesto de una simbología que habla por sí sola. Y es tan poderosa que es capaz de cambiar el comportamiento tanto de quienes lo llevan como de quienes lo perciben.

¿Qué encontrarás en este post de hoy?

1. La percepción que tienes de ti
2. El lenguaje no verbal y la 1ª impresión
3. Comunicar información diferente con una indumentaria diferente
4. Tener una imagen que abra puertas y genere nuevas oportunidades
4.1. Conocer tu morfología
4.2. Identificar los colores que mejor quedan en tu piel
4.3. Conocer los códigos de comunicación en la ropa para proyectar autoridad y accesibilidad
4.4. Evitar errores que pueden echar a perder tu imagen
4.5. Recordar el entorno profesional en el que te desenvuelves y el puesto que ocupas.

La percepción de éxito y confianza te llevará a conseguir mejores resultados en tu vida personal y profesional. Si tú te ves bien, los demás lo notarán.

 

El vestuario que eliges cada mañana está compuesto de una simbología que habla por sí sola. Y es tan poderosa que es capaz de cambiar el comportamiento tanto de quienes lo llevan como de quienes lo perciben.

Cuando nos falta otra información, nuestro cerebro quiere sacar conclusiones rápidas, así que nuestra primera impresión se basa exclusivamente en el lenguaje no verbal.

Según Albert Merhabian, Profesor Emérito de Psicología en la Universidad de California, Los Angeles , el Lenguaje oral transmite un 7%, el lenguaje no verbal el 38% y el lenguaje corporal transmite un 55% de la información. Por lo que vemos que el impacto más grande que recibimos es el lenguaje no verbal, del tono + gestos (38% + 55%) que supondría toda nuestra imagen externa.

La postura que adoptas, tu forma de caminar y de dirigirte a los demás, tus gestos, el tono de tu voz y también la ropa que llevas, está comunicando constantemente antes de abrir la boca.

Se han hecho experimentos que muestran que se puede comunicar información diferente con una indumentaria diferente. Una buena imagen abre muchas puertas y crea nuevas oportunidades. A mayor imagen, mayor poder de influencia.

Si eres de las personas que toma acción, y quieres hacer cambios en tu imagen porque sabes que lo que estás haciendo no está funcionando y no puedes seguir así. Si necesitas tener una imagen que abra puertas y genere nuevas oportunidades, te recomiendo que sigas leyendo atentamente las siguientes estrategias. ¡Vamos allá!

1. Tu apariencia y vestuario deben respaldar tu posición.

Conocer tu morfología corporal te dará las claves para saber qué necesita tu cuerpo y
proyectar una imagen determinada. Así sabrás qué corte de ropa te favorece o qué no.

En otra ocasión hablaré de las diferentes tipologías corporales con más detalle; ahora, te voy a hablar de dos ejemplos concretos en ambos casos para que te vayas haciendo una idea.

 

  • Si eres mujer con una silueta ovalada, que tiende a la redondez, debes procurar estructurar la parte superior. Utiliza las gamas monocromáticas de colores discretos y oscuros en armonía y siempre en líneas verticales. Por otro lado, que las prendas no sean muy holgadas para no dar más volumen a la silueta.
  • Si eres un hombre con una silueta tipo trapecio, se caracteriza por tener la zona superior estrecha y la zona inferior más ancha, en la zona superior utilizarás prendas que aporten volumen en horizontalidad. Mientras que para disimular la anchura de la zona inferior, deberás utilizar pantalones rectos.

 

2. Identifica los colores que mejor quedan en tu piel.

Los colores transmiten emociones y sensaciones, pero en el vestir, cuando se unen con las líneas y formas de las prendas, se puede convertir en una herramienta que proyecte la imagen deseada.

Imagen de htmlcolorcodes

Este punto da para hablar en un post entero, aunque hoy te adelanto, que según nuestra armonía de color nos favorecerá más uno que otro. Y además, con ellos podemos ganar en seriedad, conseguir una imagen más dulce o rejuvenecer el aspecto.

Un apunte importante para los hombres en cuanto a este aspecto es, que al no usar maquillaje, y normalmente no se tiñen el cabello, el asesor de imagen solo cuenta con el color de la ropa para lograr una buena apariencia estética, que sea armónica y atractiva.

3. Conoce los códigos de comunicación en la ropa para proyectar autoridad y accesibilidad.

Sin duda la ropa en sí es un código de comunicación no verbal. Por el vestuario de una persona sabemos, o podemos intuir qué profesión tiene, su jerarquía en la empresa, su nivel educativo, social y económico.

Si bien es cierto, los inputs que nuestro cerebro recibe pueden ser engañosos. Seguro que en alguna ocasión te has equivocado en esa primera impresión y al conocer a esa persona, tu opinión ha cambiado. Puede que ese juicio haya sido positivo o negativo, pero no siempre se tienen segundas oportunidades para mostrar lo que puedes ofrecer.

Yo diría que este hecho en lo profesional todavía es más notorio. La vida ha cambiado en poco tiempo y la llevas a un ritmo vertiginoso en un mundo competitivo, donde muchas veces no hay tiempo que perder. Imagínate cómo debe ser para un entrevistador cuando tiene varios candidatos que esperan en una oferta de trabajo.

4.Evita errores que pueden echar a perder tu imagen.

  • Tener una imagen cuidada empieza por una buena higiene desde el pelo hasta los pies. Llevar zapatos siempre limpios y cuidados y no utilizar los que están desgastados.
  • Usar ropa de tu talla. Ni muy ajustada ni muy amplia para transmitir un mensaje adecuado y coherente.
  • Usar ropa demasiado ajustada puede transmitir un mensaje totalmente erróneo pero además puede ser el desencadenante de diferentes problemas de salud, como la retención de líquidos, las malas digestiones e incluso dolores musculares.
  • Llevar ropa que te va grande. Parecerá que lleves la de otra persona y no da un aspecto cuidado. Esto se nota todavía más en un traje masculino.
  • Llevar demasiados complementos. Utiliza la regla de ‘menos es más’. Más vale poco que mucho, tendrás una imagen más limpia y clara.En los hombres, mejor llevar solamente el reloj y el anillo de casado en su caso, pero evita otro tipo de accesorios.
  • Si eres hombre: combina los calcetines con los pantalones, no con los zapatos.Esto es así porque si usas calcetines con una tonalidad parecida al zapato, lo que consigues es dividir el conjunto inferior en dos partes, por un lado el pantalón y por otro, el conjunto calcetín-zapato.

Foto de Manrags

Si lo haces combinando con el pantalón, el conjunto se dividirá en dos partes pero esta vez el límite lo marcarán los calcetines, logrando continuidad hasta los pies, viendo una figura más esbelta y alta.

Otra opción, si te atreves, es hacer una combinación de los calcetines teniendo en cuenta el color o el estampado / patrón de la corbata (ambos sería demasiado llamativo). Con esto conseguirás un contraste muy notorio en ambas partes y resaltarás el traje.

Es juvenil, moderno y transgresor.

Ten cuidado en qué momentos y con qué trajes se hace.

Por otro lado, si tu traje es más claro de lo habitual y no tienes calcetines que conjunten, puedes recurrir a engamados (mismo color o misma familia cromática) a ser posible combinados de manera cromática. Es decir, que uses calcetines más oscuros al pantalón, pero, uno o dos tonalidades más claras que el zapato. Así crearás una escala cromática que va del más claro al más oscuro (pantalón –calcetines –zapato), consiguiendo continuidad en el look.

Eso sí, no sirve hacerlo al revés. Es decir, un traje oscuro con calcetín claro.

5. Recuerda el entorno profesional en el que te desenvuelves y el puesto que ocupas.

Tú eres la imagen de la empresa donde trabajas así que deberás mantener siempre una misma línea acorde a:

  • La empresa donde trabajes: su industria y los productos o servicios que ofrezca
  • El tipo de cliente.
  • Tu puesto

En el caso por ejemplo, de un ejecutivo que trabaja con clientes indirectos a un perfil medio, estará cometiendo un gran error si vistiese de traje y corbata. Estos clientes no visten igual que él y en este caso el jefe está transmitiendo un código de jerarquía en vez de accesibilidad. Estará creando una barrera a través de su vestimenta.

Aunque tú seas el encargado o encargada de ese puesto, no por ello tu imagen deberá estar sujeta a un formalismo como un traje chaqueta. Pensar que un traje provocará la mejor impresión es falso.

¡Y ahora te toca a ti! Pon en práctica estos pequeños tips en tu vida profesional y cuéntame si te apetece, qué cambios has notado.

 

error: Content is protected !!

Pin It on Pinterest